Meditación Diaria

LA IMPORTANCIA DEL PRESENTE

dios

Vamos a una corta historia que nos hace reflexionar sobre el presente:

Un hombre se le acerco a un sabio anciano y le dijo:

– Me han contado que eres muy sabio. Por favor,
¿qué cosas haces como sabio que no
podamos hacer los demás?

El anciano le contestó:

– Bueno, cuando como, simplemente como; duermo cuando estoy durmiendo, y cuando hablo contigo, solo hablo contigo.

El hombre lo miró con asombro y le dijo:

– Pero yo también puedo hacer esas cosas y no por eso soy un sabio.

– Yo no lo creo así – replicó el anciano. – Cuando duermes, recuerdas los problemas que tuviste durante el día, o te preocupas por los que podrás tener al levantarte.

Cuando comes, estás pensando en qué harás después.

Mientras hablas conmigo, estás pensando en qué vas a preguntarme o cómo vas a responderme antes de que termine de hablar.

 El sabio le dijo, debemos estar consciente de lo que estamos haciendo en el presente y así podremos disfrutar de cada minuto de nuestra maravillosa vida.

Entonces, nosotros debemos empezar a preguntarnos, ¿vivimos en el pasado, presente o futuro?

La palabra nos dice que lo sabio es vivir “en el presente” y cuando los apóstoles le pidieron a Jesús que les enseñara a orar, Jesús hizo énfasis en el presente:

Lucas 11:3
El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

En nuestra oración debemos pedir para que Dios supla las necesidades de hoy, el presente.

Jesús también hablo sobre el error de vivir en el futuro, porque esto solo nos genera miedo e incertidumbre, lo que nos hace perder de vista el disfrutar el presente.

Vamos a:

Mateo 6:34
34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

La palabra también dice “el que está en Cristo” en presente, “nueva criatura es, las cosas viejas pasaron”.

Oramos para vivir en el presente y hacer lo que nos corresponde “ahora” para llegar a la meta planteada, disfrutando cada momento.

Para finalizar recordemos lo que dice en:

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *