Meditación Diaria

ABUNDANCIA

DIOS

La abundancia se refiere a una gran cantidad de algo. El término puede ser usado como sinónimo de prosperidad, riqueza o bienestar.

Cuando hablamos de abundancia,
 lo primero que se viene a nuestra mente,
es la parte económica, sin embargo, la biblia
 nos dice que primero debe haber abundancia
 en nuestro interior para poder
disfrutar de la abundancia en el exterior.

Jesús dijo “buscad primeramente el reino de Dios
y lo demás será añadido”
y “de que le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma”

Primero debemos enfocarnos en nuestro interior,
ya que, de lo contrario, la abundancia externa puede destruirnos. Podemos caer en el engaño de creer
que no necesitamos de Dios, y sustituimos nuestra relación con Él por los deleites o vicios.

Dios nos llamo a disfrutar de su reino aquí en la tierra, una vida sobrenatural. Para esto debe haber abundancia en nuestro interior, es decir en el alma, vamos a:

Colosenses 3:16
 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros,

Siempre debemos reconocer que somos
necesitados del Dios vivo, y esto lo logramos con abundancia de la palabra, gracias a nuestra relación personal cada día con Jesucristo el Señor.

Romanos 5:17
Pues si por la transgresión de uno solo
 reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

Gracias a la abundancia de la palabra
en el interior se manifiesta la abundancia en el economía generada por Dios, vamos a:

Eclesiastés 5:19
Asimismo, a todo hombre a quien Dios
da riquezas y bienes, y le da también facultad
para que coma de ellas, y tome su parte,
y goce de su trabajo, esto es don de Dios.

La promesa de la palabra es que Dios nos da abundantemente para que disfrutemos y vamos a Proverbios 10:22
la bendición de Jehová es la que enriquece,
Y no añade tristeza con ella

Oramos para que Dios alumbre nuestro
entendimiento con su palabra.

Para finalizar recordemos lo que dice en

Mateo 6:33
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *