Meditación Diaria

CODICIA

DIOS

La codicia se ha definido como un afán excesivo
de riquezas, o como un deseo voraz y vehemente
de algunas cosas, no solo de dinero o riquezas.
 Lo que más caracteriza al codicioso es el interés propio, un egoísmo que nunca se consigue satisfacer.

Se ha dicho que la codicia es como el agua salada,
pues cuanto más se bebe más sed da.
 Para el codicioso suficiente nunca es suficiente.

Vamos a proverbios:

Proverbios 1:19
Tales son las sendas de todo el que es dado a la codicia, La cual quita la vida de sus poseedores.

Las personas codiciosas no pueden experimentar la plenitud de vida, ya que nunca será suficiente.

Jesús en la parábola del sembrador identifica al
engaño de la codicia, como uno de los factores
porque al escuchar la palabra no da fruto, leamos en:

Marcos 4:18-19
18 Estos son los que fueron sembrados
entre espinos: los que oyen la palabra,
19 pero los afanes de este siglo, y el engaño  
de las riquezas, y las codicias de otras cosas,
entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

Pero debemos tener cuidado, no hay que confundir
 el ser diligentes o desarrollar los talentos con
ser codiciosos, los primeros son acciones externas
de nuestras capacidades, sin embargo, la codicia
es interna y nubla nuestro entendimiento.

La codicia es un deseo engañoso que nos destruye, vamos a:

1 Timoteo 6:9
Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en
destrucción y perdición;

Oramos  para que Dios alumbre nuestro entendimiento para reinar en vida y no caer en el engaño de la codicia.

Para finalizar recordemos lo que dice en:

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *