Meditación Diaria

COMPASIVOS, MISERICORDIOSOS Y AMIGABLES

dios

1 Pedro 3:8
Finalmente, sed todos de un mismo sentir,
compasivos, amándoos fraternalmente,
 misericordiosos, amigables;

La compasión es un sentimiento que busca comprender el dolor, angustia o falta de esperanza que padecen otras personas. 

La compasión permite que un individuo se aleje de su situación personal y se preocupe y conmueva por el sufrimiento de un familiar, amigo, vecino e incluso de un desconocido.

La palabra dice que debe haber unas características unánimes en el comportamiento del pueblo de Dios, ser misericordiosos, amigables, compasivos, y el amor fraternal.  

Es lo opuesto a ser altivos, prepotentes, malgeniados e irrespetuosos.

La palabra nos exhorta sobre nuestro comportamiento con el prójimo para no juzgar, ni condenar.

Jesús compartió la siguiente parábola sobre este tema:

Lucas 10:29-37
29 Pero él, queriendo justificarse a sí mismo,
dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?
30 Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
31 Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo.
32 Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo.
33 Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia;
34 y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura,
 lo llevó al mesón, y cuidó de él.
35 Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese.
36 ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones?
37 Él dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo.

Oramos para que Dios alumbre nuestro entendimiento y comportarnos sabiamente con nuestro prójimo.

Para finalizar recordemos lo que dice en:

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *