Meditación Diaria

CUBRE

DIOS AMOR

CUBRE

La perla y la ostra 

Una ostra que no ha sido herida no puede producir perlas.

Las perlas son producto del dolor, el resultado de la entrada de una sustancia extraña e indeseable al interior de la ostra, como un parásito o un grano de arena.

En la parte interna de la ostra se encuentra una sustancia lustrosa llamada nácar.

Cuando un grano de arena penetra en la ostra, las células de nácar comienzan a trabajar y cubren el grano de arena con capas y capas y más capas de nácar para proteger el cuerpo indefenso de la ostra.

Como resultado, se va formando una hermosa perla. 

Una ostra que no haya sido herida de algún modo, no puede producir perlas.  Porque la perla es una herida cicatrizada.

¿Te has sentido lastimado por palabras hirientes?

¿Has sido acusado de haber dicho cosas que nunca dijiste?

¿Tus ideas fueron rechazadas o mal interpretadas?

¿O quizás fueron tomadas por alguien para presentarlas como propias?

¿Has sido objeto de la indiferencia?

Entonces… ¡Produce una perla!

El amor cubre todas las faltas, Vamos a la palabra:

1 Pedro 4:8
8 Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.

Así como el nácar cubre con muchas capas la herida hasta que se forma una hermosa perla. Cuando te ofendan, ultrajen, ataquen o te juzguen debe aparecer el amor que cubrirá todas las ofensas, para que avances al varón perfecto y logres reinar en vida.

 El amor cubre; la palabra dice que el amor de Dios fue derramado en ti.

El amor es sobrenatural, vamos a:

1 Corintios 13:4-7
4 El amor es paciente y bondadoso. 
El amor no es envidioso.
No es presumido ni orgulloso.
5 El amor no es descortés ni egoísta.
No se enoja fácilmente.
El amor no lleva cuenta de las ofensas.
6 No se alegra de la injusticia, sino de la verdad.
7 El amor acepta todo con paciencia.
Siempre confía.
Nunca pierde la esperanza.
Todo lo soporta.

El milagro sucede, Dios no ha cambiado. 

Para finalizar

vamos a:
                Proverbios 28:25             
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *