Meditación Diaria

DIFAMAR

DIOS

EL significado de difamar es decir en público o escribir cosas en contra del buen nombre, la fama y el honor de una persona; en especial cuando lo dicho o escrito es falso.

Veamos un ejemplo de difamación:

Una alumna de un colegio faltó a clases por una semana y otra compañera empezó a decir que la primera no asistía a clases porque estaba embarazada y se estaba haciendo un aborto.

La maestra escuchó los comentarios y llamó a la alumna a su oficina y le dijo: “Por favor, tráeme un vaso de agua bien lleno”. La estudiante se lo trajo y a continuación la maestra le dijo: “Tira toda el agua al piso”.

La estudiante titubeó, pero al final obedeció, después de derramada el agua en el suelo, la maestra le dijo: “Ahora, recoge el agua del piso y ponla en el vaso”, “No se puede”, dijo la alumna, la maestra le repitió: “Hazlo”, la alumna con paños y servilletas recogió todo lo que pudo y así llegó a llenar medio vaso de agua la cual estaba sucia.

La maestra le dijo a la alumna: “Así es como ha quedado la fama y el honor de tu compañera”. “Aun cuando quieras reparar el mal que has hecho, no podrás hacerlo totalmente”.

“Sabes, tu compañera faltó a clases porque estaba en el entierro de su padre que falleció hace unos días”.

La persona que difama destruye el buen nombre,la honra y la fama del prójimo.

Este tema es aún más delicado ahora con las redes sociales,porque como en la historia es imposible reparar el daño causado a la persona.

Destruir es fácil y rápido porque esos tipos de mensajes se propagan rápidamente.

La palabra nos exhorta sobre este tema en:

Tito 3:2
Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres.


Y en los salmos dice:

Salmos 101:5
Al que solapadamente infama a su prójimo, yo lo destruiré;No sufriré al de ojos altaneros y de corazón vanidoso.

Oramos para que Dios alumbre nuestro entendimiento para vivir conforme a su palabra.

El evangelio es locura para el mundo, pero para nosotros es poder de Dios, para vivir libres.

Somos nuevas criaturas para que nuestro comportamiento sea conforme al evangelio por el poder de Dios el cual nos transforma, así que siempre que hablemos de nuestro semejante debe ser como dice en:

Efesios 4:29
Ninguna palaba corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 

Recuerda Destruir una vida es fácil y rápido, peroDios nos llamó a edificar por medio de su palabra.

Edificar una vida lleva tiempo, paciencia, amor, mansedumbrepara ver el poder de Dios obrando en la transformación de nuestro prójimo.

Para finalizar recordemos lo que dice en:

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *