Predicas

DIOS ES SANTO (I PARTE)

Isaías 40:25
25 ¿A qué, pues, me haréis semejante
             o me compararéis? dice el Santo.   
       

 Isaías 57:15
Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados. 

Levítico 19 :1-2
  Habló Jehová a Moisés, diciendo:
 Habla a toda la congregación de los hijos de Israel,
 y diles: Santos seréis, porque santo
 soy yo Jehová vuestro Dios.
 

Levítico 20:26
Habéis, pues, de serme santos,
porque yo Jehová soy santo,
y os he apartado de los pueblos para que seáis míos.
 

Deuteronomio 7:6-8
Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos
que están sobre la tierra.
No por ser vosotros más que todos los
pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido,
pues vosotros erais el más
insignificante de todos los pueblos;
sino por cuanto Jehová os amó,
y quiso guardar el juramento que
 juró a vuestros padres, os ha sacado
Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.

 

Éxodo 19:3-6
Y Moisés subió a Dios; y Jehová lo llamó desde
 el
monte, diciendo: Así dirás a la casa de Jacob,
y anunciarás a los hijos de Israel:
Vosotros visteis lo que hice a los egipcios,
 y cómo os
tomé sobre alas de águilas,
y os he traído a mí.
Ahora, pues, si diereis oído a mi voz,
y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi
especial tesoro sobre todos los pueblos;
porque mía es toda la tierra.
Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, 
y gente santa
. Estas son las palabras
que dirás a los hijos de Israel.

 

1 Pedro 2:9
Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios
para que anunciéis las virtudes de aquel que
os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

 

1 Tesalonicenses 4:7
Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia,
sino a santificación.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *