Meditación Diaria

EL ENGAÑO

DIOS

Primero vamos a hablar de venenos;

Hay venenos que poseen apariencia engañosa, pues su aspecto que es aparentemente agradable y atrae numerosas víctimas.

Tenemos por ejemplo el caso de una planta llamada “alojetón” que se encuentra en pequeños desiertos. Además de ser atractiva a la vista se le puede extraer agua. Al ganado le gusta mucho esa planta, pero ocasiona la muerte segura.

Así como El “alojeton” que es una planta de aspecto aparentemente agradable que logra atraer el ganado; así sucede con las obras de la carne, se nos presentan con “apariencia agradable”, y cuando caemos en ellos, es como el “alojeton”; genera muerte, ya que no nos permite disfrutar del reino de Dios aquí en la tierra.

Estas obras que se nos presentan de apariencia agradable las encontramos en los siguientes versículos:

Gálatas 5:19-21
19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,
20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,
21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

 Por ejemplo “las borracheras”, son un problema social que se presentan como agradable y bueno; pero nos engaña causando daños familiares, económicos o en la salud.

 Vamos a proverbios 23:31-33
No mires al vino cuando rojea,
Cuando resplandece su color en la copa.
Se entra suavemente;
32 Mas al fin como serpiente morderá,
Y como áspid dará dolor.
33 Tus ojos mirarán cosas extrañas,
Y tu corazón hablará perversidades.

 También dice en

 Efesios 5:18
18 No se emborrachen, pues perderán el control de sus actos. Más bien, permitan que sea el Espíritu Santo quien los llene y los controle. 

 Las obras de la carne no se presentan como algo malo, por el contrario, se muestra como una solución, como si fuera el camino correcto. Sin embargo, cuando empezamos a avanzar por ese camino, aparecen las dificultades, los problemas y nos va destruyendo poco a poco.

Pero hay esperanza, Dios alumbra nuestro entendimiento y nos permite salir del engaño; para disfrutar del reino de Dios aquí en la tierra. 

Para finalizar Recordemos

 Proverbios 28:25
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *