Meditación Diaria

EL PROPOSITO DE LA LEY (II PARTE)

DIOS

La ley es ineficaz y no perfecciona vamos a:

Hebreos 7:18-19
18 Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia
19 (pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.

Abrogado es cuando se elimina en su totalidad una ley.

Pero la ley no podía hacer perfecto al hombre por medio de ritos y sacrificios, el hombre continuaba en pecado por tal motivo estaba separado de Dios.

La ley es por obras, es decir, que no podemos aplicar la fe en la ley, vamos a:

Gálatas 3:12 
y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas.

Dios dio la ley como “ayo”, vamos a:

Gálatas 3:24-25
24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.
25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo,

Ayo es un tutor, que guarda y educa.

Jesús muere y resucita e inicia el pacto de Gracia que es por fe, ya no es necesaria la ley.

Ayer compartimos que la ley es solo para el pueblo de Israel y por medio de la ley no hay justificación, esto fue revelado a Pablo en:

Romanos 3:28 28 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.

Oramos para que Dios alumbre nuestro entendimiento con su palabra para vivir por fe.

Para finalizar recordemos lo que dice en:

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *