Meditación Diaria

EL TRATO

DIOS

EL TRATO

Un importante empresario estaba enojado y regañó al director de uno de sus negocios.

El director llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de que estaba gastando demasiado porque había un abundante almuerzo en la mesa.

La señora gritó a la empleada, que rompió un plato y le dio una patada al perro porque la hizo tropezar.

El animal salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por allí. 

Cuando ella fue a la farmacia para hacerse una curación, gritó al farmacéutico porque le dolió la aplicación de la vacuna.

Este hombre llegó a su casa y le gritó a su madre porque la comida no era de su agrado. 

La señora, le acarició la cabeza mientras le decía: 
“Hijo querido, te prometo que mañana haré tu comida favorita. Trabajas mucho, estás cansado y hoy precisas una buena noche de sueño. Voy a cambiar las sábanas de tu cama por otras bien limpias y perfumadas para que puedas descansar en paz. Mañana te sentirás mejor”.

Lo bendijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos. 

En ese momento se interrumpió el círculo del odio, al chocar con la tolerancia, la dulzura, el perdón y el amor.

Ahora Vamos a la biblia:

Mateo 7:12
Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; 

El versículo nos dice cuál debe ser nuestro comportamiento con el prójimo, pero a veces el no tener un buen día o tener un problema, nos lleva a caer en el error de descargar en los demás nuestra frustración.

Al descargarnos en los otros, podemos generar ambientes pesados, y podemos afectar la productividad y otras áreas en nuestras tareas diarias.

Continuemos en:

Romanos 12:17
17 No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.

y en Mateo 5:44 nos dice:
44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;

Siempre debemos tratar bien a los demás, con respeto; independiente de las circunstancias.

Pero, ¿Cómo podemos tratar bien a las personas cuando estamos frustrados?

Para lograrlo, debemos echar toda nuestra ansiedad en Dios y no en las personas;

1 Pedro 5:7
7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Para finalizar

vamos a :
           Proverbios 28:25             
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *