Meditación Diaria

ENGAÑO

ENGAÑO

Un mendigo iba pidiendo por las casas con unas alforjas colgadas al hombro. Se lamentaba de su suerte y de que los ricos nunca estaban satisfechos:

Cada vez quieren más y más dinero. 

! Parece que quieren apoderarse del mundo entero!

En cambio yo, si tuviera lo necesario para comer y para vestir, me sentiría del todo satisfecho…» decía el pobre hombre.

Precisamente en aquel instante, La fortuna, pasaba por la calle. Vio al mendigo, se detuvo a su lado y le dijo:

— Escucha hombre, hace mucho tiempo, que oigo tus lamentos y deseo ayudarte.

Abre tus alforjas y sostenlas así para recibir el oro que voy a regalarte.

Pero esto ha de ser con una condición:

Todas las monedas que caigan en las alforjas serán para ti; 

pero las que caigan en el suelo, se convertirán en polvo, ¿Estás enterado ?

— Sí, sí, lo comprendo: dijo el mendigo.

— Entonces ten cuidado, advirtió la fortuna, 

Tus alforjas son muy viejas y podrían romperse, no cargues demasiado.

Tan satisfecho estaba el mendigo, que rápidamente abrió sus alforjas, y en ellas en un momento cayó un torrente de monedas de oro !las alforjas empezaron a pesar demasiado!

— ¿Basta ya? preguntó la Fortuna

— !Todavía no, Todavía no!

— No temes que se rompan, decía la Fortuna

— No, no, no se rompen…..había agitación en su voz, más que 

Por miedo por ambición. Las manos del mendigo comenzaron a temblar, ¡Aún caben más!

— Pero ya eres el hombre más rico del mundo, intervino la Fortuna.

— !No, no, unas pocas más! cayeron unas pocas mas y … las alforjas se reventaron, el tesoro se vino a tierra, y las monedas se convirtieron en polvo.

La fortuna se fue y el mendigo quedó más pobre que antes sus lamentos teñidos de desesperación.

El ejemplo del cuento, pone de relieve, que cuando aparece el engaño de la avaricia, el dinero se torna un peso, imposible de soportar, 

Jesús advierte, alerta del peligro del engaño de la avaricia.

Vamos al siguiente versículo:

Lucas 12:15    
15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia;… 

Avanzando en los libros del nuevo pacto encontramos:

Colosenses 3:5
5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: …y avaricia, que es idolatría;

El engaño de La Avaricia es idolatría, es decir las riquezas y los bienes se convierten en “el dios” de la persona y esto sucede porque genera “seguridad”.

Pero la palabra advierte que las riquezas son inciertas, vamos a:

1 Timoteo 6:17
17 A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas,  sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.

Nuestra confianza siempre debe estar en el Dios vivo que nos da en abundancia, es hermoso, ya que nos da en abundancia para que lo disfrutemos.

Y dice en:

1 Corintios 10:14
14 Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.

Debemos huir del engaño de la avaricia (la idolatría), nuestra confianza nunca debe estar en la riqueza.

Nuestra confianza siempre debe estar en Dios, que nos da en abundancia para que disfrutemos.

En hebreos nuevamente encontramos otra advertencia, estar alertas en nuestro día-día sobre el engaño de la avaricia:

Hebreos 13:5
5 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré;

Costumbre: Manera habitual de obrar una persona

Oramos para que Dios nos guarde de caer en el engaño de la avaricia. Oramos para continuar cada día firmes en nuestra confianza en el Dios vivo, que nos da abundantemente para que disfrutemos.

Solo Milagros cada día!!

Familia de la fe, Invita a familia y amigos a congregarse
Todos los domingos
Hora 10:00 am
Sede Cra 9 # 3-73 Neiva

Para finalizar recuerda:

Proverbios 28:25
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *