Meditación Diaria

FORTALECER (I PARTE)

FORTALECER

Constantemente escuchamos que es importante fortalecer nuestro sistema inmunológico,
 por lo que debemos hacer ejercicios, alimentarnos
bien y tener un sueño reparador.

Al estar fortalecidos, el cuerpo logra recuperarse rápidamente de la mayoría de enfermedades.

Ahora, ¿Cómo funciona la relación con Dios?;
Debemos estar fortalecidos; de esta manera
cuando llegue la adversidad no vamos a decaer.

Vamos a 1 Samuel 2:9
El guarda los pies de sus santos,
Mas los impíos perecen en tinieblas;
Porque nadie será fuerte por su propia fuerza.

El versículo dice “Nadie será fuerte en su propia fuerza” y Jesús dijo,“apartados de mi nada podéis hacer”.

Solo si estamos fortalecidos en nuestra alma por el Señor, podemos llegar a reinar en vida, somos necesitados de la palabra de Dios que es viva y eficaz.

Vamos a Salmos 84:5
Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas,
En cuyo corazón están tus caminos.

Bienaventuranza es, entonces, un estado de felicidad.
 El término “bienaventurado” se utiliza como una expresión equivalente a “feliz aquel” o “dichoso”.

Es decir, Feliz, dichoso el que tiene sus fuerzas
en el Señor para enfrentar la adversidad,
dificultad y el engaño de la carne.

Para finalizar recordemos lo que dice en:

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

2 comentarios en “FORTALECER (I PARTE)

  1. Gracias señor porque estamos fortalecidos por tu palabra que es viva y eficaz estamos seguros confiados de que tus promesas se cumplen porque el señor dijo no tedejare ni te desamparare y es por fe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *