Meditación Diaria

HACEDOR

En este tiempo escuchamos la frase; “Año nuevo, vida nueva”. Pero ¿Qué debemos hacer para que sea realidad “la vida nueva”?

Al acercarnos a Dios y cultivar nuestra relación con él, no solo lograremos una vida nueva, si no que disfrutaremos de una vida sobrenatural más allá de nuestra capacidad y fuerza.

Nosotros escuchamos las buenas nuevas, el evangelio de la gracia, pero, ¿si estamos obedeciendo?

Vamos a:

Romanos 8:16
16 Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?

Esa transformación tan anhelada en cada área de nuestra vida sucede en el momento que obedezcamos por fe la palaba de Dios.

En el libro del profeta Ezequías encontramos:

Ezequiel 12:28
28 Diles, por tanto: Así ha dicho Jehová el Señor: No se tardará más ninguna de mis palabras, sino que la palabra que yo hable se cumplirá, dice Jehová el Señor.

La palabra de Dios se cumple, Dios no miente.

Es el camino seguro para una vida sobrenatural, más allá de nuestra fuerza y capacidad.

Dios nos llamo para heredar bendición, pero es necesario ser hacedores de la palabra.

Estos dos pasos son tan sencillos, que caemos en el error de desecharlos.

Jesús hablo de estos dos pasos en:

Lucas 8:19-21
19 Entonces su madre y sus hermanos vinieron a él; pero no podían llegar hasta él por causa de la multitud.
20 Y se le avisó, diciendo: Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.
21 Él entonces respondiendo, les dijo: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen.

La vida nueva tan anhelada inicia cuando hacemos estos dos sencillos pasos

1. Oír la palabra de Dios
2. Aplicar y obedecer la palabra.

Estos dos pasos son para el pueblo de Dios.

Dios nos escogió desde antes de la fundación del mundo y nos llama para que disfrutemos de una vida sobrenatural al hacer estos dos pasos.

Antes de finalizar este mensaje podemos estar pensando, “estos dos pasos ya los sabia, quiero escuchar algo nuevo, que realmente me dé una solución”.

ES CORRECTO, YA LO SABÍAMOS,
 PERO ¿LOS APLICAMOS?

Oramos para que Dios alumbre nuestro entendimiento para poder ver claramente el poder del evangelio y no dudar. Dios no miente y su palabra se cumple. Vamos a:

1 Corintios 1:18
Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.

Oramos para oír y obedecer la palabra.

Para finalizar Recordemos

 Proverbios 28:25
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *