Meditación Diaria

INCREDULIDAD

creer en Dios

INCREDULIDAD

Incredulidad: Resistencia a creer.
Incredulidad es lo opuesto a la fe, siempre ha estado presente como una piedra de tropiezo para disfrutar plenamente de la vida sobrenatural.

La escritura esta para nuestra enseñanza:

Gedeón no estaba seguro, se resistía a creer en el llamado de Dios:

Jueces 6:36-40
36 Y Gedeón le dijo a Dios: «Quiero saber si de veras me vas a usar para liberar a los israelitas, tal y como me dijiste.
37 Voy a poner esta lana de oveja en el lugar donde se limpia el trigo. Si por la mañana la lana está mojada de rocío, pero el suelo alrededor está seco, sabré que de veras me vas a usar para salvar a los israelitas».
38 Y eso fue lo que ocurrió. Al día siguiente muy temprano, cuando Gedeón se levantó, exprimió la lana y sacó tanta agua que llenó un tazón.

 Dios hizo el milagro que le pidió Gedeón para que el confiara en Dios y que estuviera seguro

¿Al ver el milagro Gedeón estaba ya seguro del poder de Dios?

No, sin embargo Gedeón al ver que lo que él había pedido se había cumplido, sintió que necesitaba más. Es decir, que no fue suficiente para dejar la incredulidad.

Continuemos con la historia:

39 Después Gedeón le dijo a Dios: «¿No te enojas si te digo algo? Déjame, por favor, hacer una prueba más.  Que esta vez la lana quede seca y el rocío caiga sólo sobre el suelo».
40 Y eso fue lo que Dios hizo aquella noche. A la mañana siguiente la lana estaba seca, pero el suelo estaba todo mojado.

Es decir, el milagro en si no quita la incredulidad, sino que es Dios quien nos revela, quien nos permite confiar en él.

Gedeón salió a la batalla y al continuar la historia vence con 300 hombres para que la gloria sea de Dios.

Avanzando llegamos cuando Cristo toma cuerpo (Jesús) dijo:

Marcos 9:23-24
23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.
24 E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad.

La fe es fruto del Espíritu, emana de él, Dios es la fuente.

El pueblo de Israel desde que Dios lo saco de Egipto, todo fue de manera sobrenatural.

Se abre el mar para pasar, alimento cada día, agua en el desierto, Dios les dio sombra en el día y luz en la noche, su ropa y zapatos no se desgastaron y muchos milagros y maravillas de la presencia de Dios con ellos. Pero el pueblo continuamente dudaba diciendo que era mejor regresar a Egipto.

La presencia de Dios está en cada uno de nosotros es por fe, en nuestras vidas cada día hay milagros del cuidado, protección, amor de Dios pero puede aparecer el engaño de la incredulidad, dudar nublando la mente.

Hoy no debemos dudar, ni ser incrédulos por las circunstancias que se puedan estar presentando, todo lo contrario debemos fortalecernos en la fe, vamos al ejemplo de Abraham:

Romanos 4:20
20 Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, la fe es por el oír y el oír por la palabra de Dios .Romanos 10:17.

¡¡El milagro sucede !!

Proverbios 28:25
Más el que confía en el Señor prosperará

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *