Meditación Diaria

LA DUDA

AMOR

El significado de duda es la Vacilación o falta de determinación ante varias posibilidades de elección sobre creencias, noticias o hechos. 

En
2 Crónicas 32 encontramos la historia del rey Ezequías y Senaquerib rey de los Asirios; este rey quiso generar duda de lo que Dios les había dicho al pueblo de Judá.

Senaquerib tiene sitiada a Jerusalén y le pide a al rey Ezequías que se rinda.

El rey de Judá exhorta al pueblo que confíen en Dios que los va a librar de los Asirios.

El rey Ezequías envía siervos con el siguiente mensaje:

2 Crónicas 32:10-15
11 
¿No os engaña Ezequías para entregaros a muerte, a hambre y a sed, al decir: Jehová nuestro Dios nos librará de la mano del rey de Asiria?
12 ¿No es Ezequías el mismo que ha quitado sus lugares altos y sus altares, y ha dicho a Judá y a Jerusalén: Delante de este solo altar adoraréis, y sobre él quemaréis incienso?
13 ¿No habéis sabido lo que yo y mis padres hemos hecho a todos los pueblos de la tierra? ¿Pudieron los dioses de las naciones de esas tierras librar su tierra de mi mano?
14 ¿Qué dios hubo de entre todos los dioses de aquellas naciones que destruyeron mis padres, que pudiese salvar a su pueblo de mis manos? ¿Cómo podrá vuestro Dios libraros de mi mano?
15 Ahora, pues, no os engañe Ezequías, ni os persuada de ese modo, ni le creáis; que si ningún dios de todas aquellas naciones y reinos pudo librar a su pueblo de mis manos, y de las manos de mis padres, ¿cuánto menos vuestro Dios os podrá librar de mi mano?

 El objetivo del mensaje era hacer dudar al pueblo de lo que Dios les había dicho.

Al continuar en la historia dice que Ezequías oró a Dios para que los librara como les había dicho.

Dios no miente, leamos lo que sucedió:

2 Crónicas 32:21-22
21 Y Jehová envió un ángel, el cual destruyó a todo valiente y esforzado, y a los jefes y capitanes en el campamento del rey de Asiria. Este se volvió, por tanto, avergonzado a su tierra; y entrando en el templo de su dios, allí lo mataron a espada sus propios hijos.
22 Así salvó Jehová a Ezequías y a los moradores de Jerusalén de las manos de Senaquerib rey de Asiria, y de las manos de todos; y les dio reposo por todos lados.

Dios respondió la oración y los libró del rey Senaquerib.

No importa que tan difícil sea la situación o lo que digan de la palabra de Dios, oramos para permanecer firmes en la fe porque su palabra se cumple, nada la limita, es la verdad.

La relación personal con Dios nos fortalece para no caer en el engaño de la duda.

Estamos viviendo tiempos de adversidad en lo natural, está iniciando un año en medio de la incertidumbre, pero recordemos lo que dice la palabra para su pueblo:

Jeremías 17:7-8
 Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.
Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

Para finalizar recordemos lo que dice en:

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *