Meditación Diaria

LA NEGLIGENCIA

dios

La negligencia es el descuido u omisión en el cumplimiento de una obligación. Una conducta negligente comprende un riesgo para el individuo o para terceros.

En referencia a lo anterior, se puede decir que una conducta negligente es la que muchas personas realizan a diario sin tener en cuenta las consecuencias que pueden ocurrir, un individuo que hable por teléfono mientras conduce puede desconcentrarse y ocasionar un fuerte accidente de tránsito.

Ahora vamos a
 Proverbios 10:4
La mano negligente empobrece;

Por ejemplo, cuando llegan ingresos al hogar, las personas pueden ser negligentes a la hora de administrar, y pasar por alto principios que debemos tener en cuenta, como el presupuesto.

Ahora vamos a:
Proverbios 18:9
También el que es negligente en su trabajo
es hermano del hombre disipador. 

Cuando Jesús utilizo la parábola de los talentos, para explicar cómo era el reino de Dios, identifico al siervo que recibió un talento como persona negligente. 

Mateo 25:24-30
24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;
25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.
26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.
27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.
28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.
29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Oramos para que Dios alumbre nuestro entendimiento para ser hacedores de la palabra, no omitirla y menos desechar la gracia de Dios.

Para finalizar recordemos lo que dice en:

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *