Predicas

LA PALABRA DE DIOS

DIOS

Mateo 4:23
23 Y recorrió Jesús toda Galilea,
enseñando en las sinagogas de ellos,
y predicando el evangelio del reino,
y sanando toda enfermedad y
toda dolencia en el pueblo.

Lucas 5:1
Aconteció que estando Jesús junto
al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba
sobre él para oír la palabra de Dios.

Juan 1:17
Por medio de Moisés dio la ley pero la
 gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.

Juan 7:3-5
Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio;
y poniéndola en medio,
le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido
sorprendida en el acto mismo de adulterio.
Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?

Juan 7:10-11
10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie
 sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?
11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo:
Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

1 Pedro 1:23-25
23 siendo renacidos, no de simiente corruptible,
sino de incorruptible, por
la palabra de Dios que vive
 y permanece para siempre.
24 Porque: Toda carne es como hierba,
    Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba.
   La hierba se seca, y la flor se cae;
25 Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.

 Tito 1:1-3
1Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo,
conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad,
en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios,
que no
miente, prometió desde antes
del principio de los siglos,
y a su debido tiempo manifestó su palabra
 por medio de la predicación que me fue
encomendada por mandato de Dios nuestro Salvador.

 Hechos 20:24
24 Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús,
para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

Hechos 20:32
32 Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.

 1 Tesalonicenses 2:13
13 Por lo cual también nosotros sin cesar damos
gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad,
la palabra de Dios, la cual actúa en
vosotros los creyentes.

                                              

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *