Meditación Diaria

LA PRESENCIA DE DIOS

DIOS

LA PRESENCIA DE DIOS

Vamos a una historia:

Un anciano vivía en un pueblo, todos sus habitantes estaban cansados de él; porque siempre estaba triste, se quejaba constantemente y siempre estaba de mal humor.

Cuanto más vivía, más vil era y más venenosas eran sus palabras.

La gente hacia todo lo posible para evitarlo porque su desgracia era contagiosa y creaba la sensación de infelicidad en los demás.

Pero un día, cuando cumplió ochenta años, sucedió algo increíble. Instantáneamente todos comenzaron a escuchar el rumor: 

“el viejo está feliz hoy, no se queja de nada, sonríe e incluso su rostro parece más iluminado”.

Toda la aldea se reunió alrededor del hombre y le preguntó: “¿qué te ha pasado?”

El viejo respondió:

 “Ochenta años he estado persiguiendo la felicidad y fue inútil”. Todo me brindaba felicidad por un instante, pero siempre me faltaba algo. 

 Jhon, me ha compartido desde hace años de la gracia de Dios, pero nunca aparte tiempo, siempre había actividades y proyectos que realizar, siempre desplazaba el tiempo para escuchar sobre la gracia de Dios.

 Pero hace algunas semanas me está visitando Jhon y me comparte sobre La gracia de Dios.

Me mostró en:

Romanos 8:35 -39: 
“nada me puede separar del amor de Dios”
 Me dio mucha alegría, tranquilidad, seguridad, saber que Dios me amaba, pero lo increíble, es saber que yo viví 80 años, sin saber esa verdad y sin disfrutar el amor de Dios, el cual es permanente.

 Conocer esa verdad, comenzó a trasformar mi vida, y mi familia está feliz de ver el poder de Dios haciendo en mí.

 Otro día me compartió en:

 Colosenses 1:26-27
26 el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos,
27 a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,

Glorioso, Dios ha alumbrado mi entendimiento para ver y disfrutar que ” Cristo el Señor vive en mi”.

También me dijo que Dios ya no habita en templos hechos de mano de hombres, sino que ahora habita en mi cuerpo, el cual es su templo. La presencia de Dios ha estado en mi vida.

He vivido amargado, triste, angustiado y preocupado. Me he refugiado en el alcohol y en los placeres. Pero nada de eso me genero plenitud, al contrario, me estaba destruyendo.

Desde hace 15 días, oro y echo en Dios todas mis angustias, ya no me preocupo, también inicie a leer la palabra cada día.

He visto milagros en mi vida, por ejemplo, disfruto de la paz de Dios, de su gozo y es por eso que me ven feliz, tranquilo y seguro.

¡La causa es que ya sé que Cristo el Señor vive en mí, y la presencia de Dios está en mí y en ustedes!

Solo milagros cada día.
Para finalizar Recordemos, lo que dice La palabra de Dios

         Proverbios 28:25             
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *