Predicas

LLAMADOS A LA PROSPERIDAD

LLAMADOS A LA PROSPERIDAD

3 Juan 1:2 Amado, yo deseo que tú seas prosperdado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

 La prosperidad no es solamente en el área económica, sino en todos los aspectos. Cuando la palabra habla de prosperidad, es sobrenatural, ya que nos llama a prosperidad en todo, por ejemplo en la salud, lo económico, lo emocional, etc.

La prosperidad es el desarrollo favorable de las cosas, es decir, no es hasta que el medico nos diga que estamos totalmente saludables que vamos a tener prosperidad, ya que la definición dice “desarrollo favorable”, por la tanto es un proceso; y a medida que vas avanzando estas siendo prospero.

La prosperidad del alma, nos lleva a una vida sin preocupaciones, no quiere decir que no tengamos responsabilidad o situaciones difíciles.

En Proverbios 28:25 dice El altivo de ánimo suscita contiendas;
Mas el que confía en Jehová prosperará.

La prosperidad es un resultado, es el desarrollo de algo. Por lo tanto, si nosotros aplicamos este versículo a nuestra vida, vamos a ser prósperos.

En el mundo nos han puesto unos lineamientos de lo que es ser prospero económicamente, sin embargo, lo que no te dicen es que cada uno viene con una capacidad diferente, y por eso se ve tanta frustración, porque la gente no disfruta lo que tiene y por el contrario la envidia y la vanidad están latentes.

Las personas creen que todos vamos a llegar al mismo punto cuando se habla de prosperidad, pero nosotros sabemos que no es así ya que todos tenemos diferentes capacidades y hemos venido es a desarrollar nuestros talentos.

La prosperidad es el resultado de confiar en el señor, esto es equivalente a decir en matemáticas que 1+1=2, con la diferencia que numéricamente podemos comprobar por que esta operación da ese resultado, es demostrable. Sin embargo la palabra, es por fe.

Dios por eso nos llamó, para que confiemos en él, sino estarías en el mundo confiando en la ropa amarilla o en los riegos para ser próspero.

Lo único que debemos de hacer es confiar en el señor, Jesús dijo, yo soy el camino, por lo tanto nuestro camino es obedecer la palabra.

Hebreos 13:6
de manera que podemos decir confiadamente:
El Señor es mi ayudador; no temeré  Lo que me pueda hacer el hombre.

Dios es nuestra vida, Él es en lo único que debemos poner nuestra confianza.

El señor nos ayuda a obedecer para ser prósperos en la economía, en la salud física y mental. Por lo tanto si estamos cumpliendo la palabra no debemos escuchar lo que dice el mundo, porque si vivimos por lo que dice el mundo siempre vamos a tener miedo y vamos a estar peor. Por ejemplo, los economistas dicen que en este año 2020 la economía va en decadencia, pero nosotros confiamos en el señor, y sabemos que su palabra se cumple.

Lucas 1:37
 porque nada hay imposible para Dios.

No debemos caer en el engaño de decir, “ya conocemos este versículo” o “ya me lo sé”, debemos aprender a entregarnos a Dios y decirle no puedo en mis fuerzas así que ayúdeme.

No importa la circunstancia debemos creer en Dios, ya que para Dios no hay nada imposible.

Romanos 12:2
No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Dice “no se conforme a este siglo”, cada generación tiene una tendencia, una manera de pensar, una forma de ser, nosotros no debemos de encasillarnos en una generación, ya que estamos en el mundo pero no somos del mundo.

La biblia nos advierte que nos han enviado a una generación en específico pero debemos renovar la mente y vivir por fe, no dejarnos caer en el engaño de vivir por vista.

Salomón llegó a una conclusión y dijo que el todo del hombre es Dios, pero no es un sistema, no hay formula, es un llamado y es un llamado de Dios. Quien nos ha llamado a vivir en lo sobrenatural, a vivir en reposo.

La prosperidad es de fe,

Por ejemplo, Dios les dijo en el desierto todos los días les voy a dar mana, y algunos que se creyeron muy inteligentes guardaron para el otro día, ya que para estar tranquilos tenían que ver. Pero ¿Qué paso al otro día? El mana se dañó, no pudieron disfrutarlo.

Dios había dicho cada día deben de salir, por lo tanto solo tenían que hacer lo que Dios les dijo. Debían confiar en Dios.

Por eso no debemos caer en el engaño, debemos vivir por fe y confiar siempre en Dios, ya que su pablara se cumple.

Isaías 40:29
El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

Esto quiere decir que en el camino cuando nos cansemos, Dios nos dará fuerzas para seguir adelante. Dios es nuestro ayudador y Él siempre va a estar con nosotros.

Por ejemplo, en Egipto el faraón tomo la decisión de darle trabajo forzado al pueblo de Israel ya que el pueblo estaba creciendo muy rápido, y el faraón pensaba que bajo esas condiciones el pueblo iba a disminuir ya que se iban a enfermar, tener una mala calidad de vida y morir.

Sin embargo, los israelitas cada día eran más fuertes y los bebes que llegaban eran robustos y saludables.

¿Por qué pasaba todo eso? Por Dios, porque él nos dará fuerzas cuando nosotros no tengamos ninguna.

¿Cuál es la fórmula de la prosperidad?

CONFIAR EN DIOS

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *