Meditación Diaria

MARAVILLAS

DIOS

MARAVILLAS

Un grupo de estudiantes de geografía, estudiaban las Siete Maravillas del Mundo. 

Al terminar la clase, se les pidió hacer una lista de las que ellos consideraban deberían ser actualmente las Siete Maravillas del Mundo. 

A pesar de algunos desacuerdos, la mayoría votó por lo siguiente: 

Las Pirámides de Egipto. 
El Taj Mahal. 
El Gran Cañón. 
El Canal de Panamá. 
El Empire State. 
La Basílica de San Pedro. 
La Muralla China. 

Mientras se hacía la votación el maestro notó, que una estudiante permanecía callada y no había entregado aún su lista. Así que le preguntó si tenía problema para terminar de hacer su elección. 

La muchacha tímidamente respondió. -Sí, un poco. No podía decidirme pues son tantas las maravillas. 

El maestro dijo: -Bueno, dinos lo que has escrito y tal vez podamos ayudarte. 

La muchacha titubeo, y después leyó, Creo que las Siete Maravillas del Mundo son: 

Poder tocar. 
Poder saborear. 
Poder ver. 
Poder escuchar. 

Titubeando un poco continúo: 

Poder sentir. 
Poder reír. 
Poder amar. 

Al terminar de leerlas el salón de clase quedó en un silencio absoluto. 

Es muy sencillo para nosotros poder ver muchas de las hazañas del hombre y referirnos a ellas como maravillas, cuando a veces pasan desapercibidas las maravillas que Dios hizo por nosotros y que son sencillamente “comunes”. 

¡Que hoy te acuerdes de aquellas cosas que son realmente Maravillosas!

Vamos a la palabra:

Salmos 40:5
Señor, Dios nuestro, tú has hecho muchas maravillas.
Tienes planes maravillosos para nosotros; eres incomparable. No me alcanzan las palabras cuando intento contar tus maravillas.

El hombre se maravilla de lo creado o lo que hace, pero la palabra nos advierte que siempre debemos honrar y alabar al Dios vivo, también dice en:

Romanos 1:25
25 Cambiaron la verdad de Dios por la mentira. Adoraron y sirvieron a la creación en lugar de adorar y servir a Dios, el Creador, a quien sea la honra para siempre. Así sea.

No debes perder la capacidad de asombro, oramos para que Dios alumbre el entendimiento para disfrutar de las cosas y actividades más simples y rutinarias.

Para finalizar Recordemos:

  Proverbios 28:25 
Más el que confía en el Señor prosperará

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *