Predicas

PARÁBOLA: LOS DOS DEUDORES

Mateo 18:21-22
21 Entonces se le acercó Pedro y le dijo:
Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano
que peque contra mí? ¿Hasta siete?
22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete,
sino aun hasta setenta veces siete.
23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante
 a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.
24 Y comenzando a hacer cuentas,
le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.
25 A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía,
para que se le pagase la deuda.
26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo,
 y yo te lo pagaré todo.
27 El señor de aquel siervo, movido a misericordia,
 le soltó y le perdonó la deuda.
28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él,
le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.
29 
Entonces su consiervo, postrándose a sus pies,
 le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo,
y yo te lo pagaré todo.

30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel,
hasta que pagase la deuda.
31 Viendo sus consiervos lo que pasaba,
se entristecieron mucho, y fueron y refirieron
a su señor todo lo que había pasado.
32 Entonces, llamándole su señor, le dijo:
 Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné,
porque me rogaste.
33 ¿No debías tú también tener misericordia de
tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?
34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.
35 Así también mi Padre celestial hará con
vosotros si no perdonáis de todo corazón
cada uno a su hermano sus ofensas.

Lucas 6:31
31 Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos.

Lucas 6:37
37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.

Lucas 6:36
36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso

 Hebreos 12:15
15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz
 de amargura, os estorbe,
y por ella muchos sean contaminados;

 Efesios 4:32
32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también
 os perdonó a vosotros en Cristo.

Colosenses 3:13
Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

 Proverbio19:11
La cordura del hombre detiene su furor,
Y su honra es pasar por alto la ofensa.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *