Meditación Diaria

POR FE

POR FE

En la Biblia encontramos un común denominador en los milagros: La Fe

Vamos a una historia donde lo que no tiene explicación se hace presente. 

Naamán tiene lepra y viaja hasta la casa del profeta Eliseo en busca de una respuesta, sin embargo no es coherente lo que él le dice, entonces Naamán “se enoja”, leamos:

2 REYES 5:10-12
10 Entonces Eliseo le envió un mensajero, diciendo: Ve y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te restaurará, y serás limpio.
11 Y Naamán se fue enojado, diciendo: He aquí yo decía para mí: Saldrá él luego, 
y estando en pie invocará el nombre de Jehová su Dios, y alzará su mano y tocará el lugar, y sanará la lepra.
12 Abana y Farfar, ríos de Damasco, ¿no son mejores que todas las aguas de Israel? Si me lavare en ellos, ¿no seré también limpio? Y se volvió, y se fue enojado.

Naamán tenía una situación difícil: “estaba enfermo de lepra”.

Él fue en busca de una solución y al escucharla, como no era lo que él quería se molestó, ya que no era lo que esperaba. Simplemente no pensó que podría ser posible sanarse de esa manera.

Hoy podemos tener situaciones complicadas, y leemos la palabra en busca de ayuda. Sin embargo si la respuesta no es lo que queremos, nos enojamos así como Naamán.

Naamán quería ser sanado pero a su manera. Es por esto, que él entra en conflicto ya que en lo natural, los ríos de Damasco eran mejor que los de Israel.

Al continuar la historia encontramos:

13 Pero sus sirvientes se acercaron a él y le dijeron: «Señor, si el profeta le hubiera pedido que hiciera alguna cosa difícil, usted la habría hecho. ¡Con más razón, debiera hacerle caso y meterse en el río Jordán para sanarse!»

 Para Naamán la solución era muy sencilla, y por eso no lo podía creer, es por esto que los criados le dijeron:

“Señor, si el profeta le hubiera pedido que hiciera alguna cosa difícil, usted la habría hecho.”

 Es por fe, el milagro sucede. Dios no ha cambiado, es el mismo, solo debemos vivir por fe.

Regresemos a la historia:

14 Naamán fue y se metió siete veces en el río Jordán como le había dicho el profeta. Enseguida su piel quedó sana y suave como la de un niño.

 ¡¡¡ Sucedió el milagro!!!

Hoy pueden haber situaciones difíciles y hacemos una cosa e intentamos otra, pero no vemos ningún resultado.

Jesús dijo “Yo soy el camino…” vivimos por fe, debemos ser hacedores de la palabra y el milagro sucede.

Hoy Dios va a hacer el milagro, no hay nada imposible, ni difícil.

Dios no ha cambiado, es el mismo Todopoderoso.

Solo debemos VIVIR POR FE, no por vista.

Este domingo  Dios mediante nos congregamos en familia, para escuchar el evangelio, las buenas nuevas de la Gracia de Dios, 

Familia de la fe, Invita a familia y amigos a congregarse cada Domingo

Hora 10:00 am
Sede Cra 9 # 3-73 Neiva

Para finalizar recuerda:

Proverbios 28:25
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *