Meditación Diaria

PROSPERIDAD DEL ALMA (PARTE II)

DIOS

¿Cómo hago para que el alma prospere?
Vamos a:
Eclesiastés 3:1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

A veces lo que más se nos dificulta es apartar tiempo para cultivar la relación más importante: “la relación personal con Dios”.

El versículo dice todo tiene su hora, agendamos tiempo para trabajar, divertirnos, descansar, estar con la familia y ¿el tiempo de la relación con Dios?

Muchas veces la dejamos de lado, pero debemos tener en cuenta que quien hace en nosotros y nos transforma es Dios. Es decir que debemos dar prioridad ,apartar tiempo para hacer las siguientes acciones:

1. Orar
¿La oración es una alternativa?
La respuesta está en:
Lucas 18:1. La necesidad de orar siempre y no desmayar

la oración no es una alternativa, oramos para que Dios alumbre el entendimiento.
En lo natural es necesario respirar, tomar agua y comer, sin estos es imposible vivir.

Jesús dice que para vivir de manera sobrenatural en esta tierra es necesario orar siempre y no dejar de hacerlo por ningún motivo o circunstancia.

Tenemos el siguiente privilegio al orar:

1 pedro 5:7
Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Echamos todas las ansiedades sobre Dios y esto lo podemos hacer cada día, Jesús dijo: “venga a mi todos los cansados y cargados yo los hare descansar”

Recuerda Dios tiene cuidado de cada uno de nosotros.

Romanos 12:12 ser constantes en la oración

Para finalizar Recordemos:
Proverbios 28:25
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *