Meditación Diaria

PROSPERIDAD DEL ALMA (PARTE IV)

DIOS

En la meditación de ayer explicábamos que es fácil prosperar en el alma, solo debemos:
1. Apartar tiempo
2. Orar
3. Leer la palabra
4. Congregarnos

 Sin embargo, vemos la solución tan fácil que no lo hacemos, porque no creemos que sea así; como en la historia del profeta Eliseo y Nahaman.

Nahaman era general del ejército sirio y tenía lepra, su esposa tenía una criada y le dijo que el profeta de Israel podía sanarlo.

Nahaman fue donde el profeta de Dios y el profeta ni siquiera lo atendió, Le mando una razón con el criado que decía;  “usted lo único que tienen que ir es al río Jordán meterse siete veces y quedará sano”

¿Nahaman lo hizo?

Al continuar la historia encontramos que dijo: “la solución no puede ser tan fácil” Y ese río tan pequeño hay otros ríos mucho más grandes en mi tierra.

Cuando él comenzó a decir que ésa no era la solución, los siervos le dijeron: “¿si el profeta le hubiera puesto una tarea más difícil para sanar usted la haría?” y él dijo sí, ah bueno entonces nada pierde con ir y hacer eso tan fácil.

Y Nahaman fue y se sumergió 7 veces en el río Jordán y dice que su piel después de que salió, quedo como la piel de un bebé.

A nosotros nos pasa igual, solo debemos: Apartar Tiempo, orar, leer la palabra y congregarnos.

Pero como pensamos que es muy fácil, creemos que esa no es la solución.

Pero ese es el camino para prosperar en el alma, vivir sin rencores y sin resentimientos, echando todas las angustias sobre Dios.
2 Corintios 3:18 
18 Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

Dios alumbra nuestro entendimiento y revela su palabra para vivir desde el fruto del Espíritu, es decir, vamos a experimentar por ejemplo la paz que sobre pasa todo entendimiento, a vivir por fe y disfrutar de la paciencia de Dios para ir avanzando a reinar en vida.

Dios nos trasforma de gloria en gloria a su misma imagen.

Para finalizar Recordemos

       Proverbios 28:25
      Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *