Meditación Diaria

SOY LA LUZ DEL MUNDO

DIOS

Cristo en la palabra es identificado como la luz,
vamos a Juan 1:6-9

Hubo un hombre enviado de Dios,
el cual se llamaba Juan.
Este vino por testimonio,
 para que diese testimonio de la luz,
a fin de que todos creyesen por él.
No era él la luz,
sino para que diese testimonio de la luz.
Aquella luz verdadera,
que alumbra a todo hombre,
 venía a este mundo.

El versículo 6 hace referencia a Juan el bautista, quien fue enviado por Dios para dar testimonio de la luz que venía al mundo, esto lo podemos leer en

Romanos 9:5
De quienes son los patriarcas, y de los cuales,
según la carne, vino Cristo,
el cual es Dios sobre todas las cosas,
bendito por los siglos. Amén.

Solo hay una luz que es Cristo el Señor,
 es el único que nos alumbra el entendimiento,
el cual esta entenebrecido,
en tinieblas por los deseos engañosos,
tales como la idolatría, la envidia, la vanidad,
la codicia, la avaricia, los pleitos, la ira, la contienda, etc.

Jesús también lo dijo claramente en

Juan 8:12
12 Otra vez Jesús les habló, diciendo:
Yo soy la luz del mundo; el que me sigue,
no andará en tinieblas,
sino que tendrá la luz de la vida.

Oramos para caminar guiados por la luz de la
 vida para disfrutar de lo sobrenatural,
avanzando cada día sin envidias,
odio o resentimiento,
ya que la luz no permite que nos
 extraviemos en la vanidad.

Para finalizar recordemos lo que dice en

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *