Meditación Diaria

VANAGLORIA

GRACIA

Gálatas 5:26
26 No nos hagamos vanagloriosos,
irritándonos unos a otros,
envidiándonos unos a otros.

Vanagloria se define como una expresión de un
orgullo exagerado que alguien manifiesta con respecto
 a si mismo, ya sea por una cualidad,
un logro o la posesión de un bien.

Pero, la palabra nos exhorta a no ser vanagloriosos,
ya que esto es algo terrenal, vamos a

1 Juan 2:16
16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

1 Corintios 4:7
Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no
hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te
glorías como si no lo hubieras recibido?

Cuando una persona es vanagloriosa, no está reconociendo el poder de Dios, o que necesita de Él, un ejemplo de esto, es la historia de Herodes, la que encontramos en

Hechos 12:21-23
21 Y un día señalado, Herodes,
vestido de ropas reales,
se sentó en el tribunal y les arengó.
22 Y el pueblo aclamaba gritando:
¡Voz de Dios, y no de hombre!
23 Al momento un ángel del Señor le hirió,
por cuanto no dio la gloria a Dios;
y expiró comido de gusanos.

Vamos a ver otro ejemplo de vanagloria causado
por el poder, la riqueza y la grandeza de una persona,
en Daniel 5:18-21

18 El Altísimo Dios, oh rey,
dio a Nabucodonosor tu padre el reino y la grandeza,
 la gloria y la majestad.
19 Y por la grandeza que le dio,
todos los pueblos,
naciones y lenguas temblaban y temían delante de él. A quien quería mataba,
y a quien quería daba vida;
engrandecía a quien quería,
 y a quien quería humillaba.
20 Mas cuando su corazón se ensoberbeció,
y su espíritu se endureció en su orgullo,
fue depuesto del trono de su reino,
y despojado de su gloria.
21 Y fue echado de entre los hijos de los hombres,
y su mente se hizo semejante a la de las bestias,
 y con los asnos monteses fue su morada.
 Hierba le hicieron comer como a buey,
y su cuerpo fue mojado con el rocío del cielo,
hasta que reconoció que el Altísimo
Dios tiene dominio sobre el reino de los hombres,
 y que pone sobre él al que le place.

Los versículos nos hablan del rey Nabucodonosor,
a quien Dios le dio todo,
pero cayó en vanagloria sufriendo la consecuencia.

Debemos estar atentos de no caer en la vanagloria
como lo hizo el rey Nabucodonosor, sino que,
por el contrario, siempre reconozcamos a
 Dios como nuestro sustento. 

Una manera de guardarnos de caer en la vanagloria es hacer lo que dice en Proverbio 27:2
Alábete el extraño, y no tu propia boca;
El ajeno, y no los labios tuyos.

También tener presente que nuestras acciones nunca deben estar guiadas por contienda o por vanagloria como lo dice en Filipenses 2:3

Para finalizar recordemos lo que dice en

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

Un comentario en “VANAGLORIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *