Meditación Diaria

EL CAMINO

DIOS

EL CAMINO

Romanos 3:3-4
¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios?
 4 De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz,

Existen diversas opiniones de incrédulos que niegan la palabra de Dios, presentando filosofías y doctrinas de hombre como respuestas a las necesidades más profundas del hombre. Sin embargo todas estas “respuestas” solo generan más vacío y frustración en las personas que divagan en ellas ya que la única verdad es la palabra de Dios.

Oramos para permanecer firmes en la palabra de Dios sabiendo que es la verdad y es el único camino que suple las necesidades más profundas,

Jesús dijo: “yo soy el camino la verdad y la vida”, No es una opción, ni una alternativa. Sin embargo, algunos ven la palabra de Dios como alternativa colocándola al mismo nivel de la filosofía y doctrina de hombre, esto es un gran error.

Jesús dijo: “Yo soy el camino”, vamos a recordar un juego para explicar esta palabra.

Existe un juego que se llama Laberinto el cual tiene una sola entrada y una sola salida.

Al ingresar al juego encontramos muchos caminos, diferentes alternativas para poder llegar a la salida, “pero” solo hay un camino correcto.

Iniciamos a jugar por el que creemos correcto y avanzamos, avanzamos, avanzamos pero llega un momento donde está cerrado. Se acaba el camino, debemos regresar a salida y tomar nuevamente otro camino.

Es la perfecta analogía, ya que en la vida se nos presentan diferentes alternativas para una vida plena, satisfactoria, y llena de logros. Pero como en el juego del laberinto, solo hay un camino que nos lleva a la vida sobrenatural.

En el juego, cuando nos equivocamos de camino, debemos volver a iniciar y encontrar otro. Uno que si nos permita llegar a la salida.

Sin importar cuanto se esfuerce una persona en encontrar otro camino, siempre hay que tener claro que “hay un solo camino en el juego del laberinto”. Así es en la vida, Jesús dijo “yo soy el camino” Dios nos ha llamado para que vivamos por el camino correcto, el cual nos generara una vida sobrenatural.

Vamos a

Gálatas 2:21
21 No desecho la gracia de Dios. Si la justicia se obtuviera mediante la ley, Cristo habría muerto en vano».

No desechemos la gracia, es el camino, el paso a seguir es:

2 Pedro 3:8
18 Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.

Hay esperanza, el milagro sucede.

Para finalizar Recordemos

Proverbios 28:25             
Más el que confía en el Señor prosperará

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *