Meditación Diaria

VENCIÓ

VENCIÓ

Juan 16:33
33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Jesús dijo en el mundo tendréis aflicción, es decir, abatimiento y tristeza, por las buenas nuevas es que Jesús venció al mundo.

¿A qué mundo se refiere Jesús?  ¿Será la naturaleza, animales, etc.?
No, no se refiere al mundo natural, si no al mundo espiritual.

Colosenses 1:13
 Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos traslado al reino de la luz.

En medio de las diferentes circunstancias que se puedan presentar en el día – día, debemos confiar en Jesucristo el Señor, en su palara, porque el venció y hacer lo que dice la palabra, vamos a:

No importa bajo que circunstancia nos enfrentemos en el día – día, siempre debemos confiar en Jesucristo el Señor, en su palabra, por el venció y su palabra se cumple:

Filipenses 4:6-7
   Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Es normal que en medio de las adversidades y la dificultad, aparezca la angustia o la preocupación. Sin embargo, debemos tener claro que Dios nos llamó a una vida sobrenatural.

Dios dice que presentemos en oración toda preocupación y el inundara nuestra mente de su paz que sobrepasa todo entendimiento.

¿Hoy que te está turbando? ¿Que está generando aflicción?
Dios te dice, Confiad, Confiad, Confiad
“yo he vencido al mundo.”

Vamos a:

Filipenses 4:11-13
11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.
12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.
13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Pablo dice que Cristo lo fortalece para no vivir en aflicción, sin importar la situación, el empezaba a vivir de manera sobrenatural, es decir, estaba “contento”, ya que Cristo lo fortalecía.

Dios nos llamó a una vida sobrenatural generada por el  Espíritu, experimentado cada día: paz, gozo, paciencia, benignidad, templanza.

En romanos 8:37
Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Hay esperanza, el milagro sucede.

Para finalizar Recordemos

Proverbios 28:25 
Más el que confía en el Señor prosperará

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *