Meditación Diaria

ENVIDIA

DIOS

ENVIDIA

Eclesiastés 4:4
He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.

 Envidia: Sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no

Tiene o desearía tener para sí sola algo que otra posee.

Vamos a la siguiente historia:

La serpiente y la luciérnaga

Cuenta la Leyenda, que una vez, una serpiente empezó a perseguir a una Luciérnaga; esta huía rápido con miedo de la feroz depredadora, y la serpiente no pensaba desistir. 

Huyó un día, y ella no desistía, dos días y nada…..En el tercer día, ya sin fuerzas la Luciérnaga paro y dijo a la serpiente: 

-¿Puedo hacerte tres preguntas?

-No acostumbro dar ese privilegio a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar… 

-¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? 

-No, contestó la serpiente…. 

-¿Yo te hice algún mal? 

-No, volvió a responder 

-Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo? 

-Porque no soporto verte brillar

Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: 

¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo? 

Sencillo…….porque no soportan verte brillar. 

Cuando esto pase, no dejes de Brillar, continúa siendo tú mismo, sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran, Sigue Brillando y No podrán tocarte.

Porque tu Luz seguirá intacta.

La envidia es una manifestación de las obras de la carne que genera odio,

Resentimiento, venganza , querer hacer daño al semejante . 

La escritura esta para nuestra enseñanza ,veamos la historia de Jacob y sus 12 hijos

Genesis 37:2-3
2 Esta es la historia de la familia de Jacob: José, siendo de edad de diecisiete años, apacentaba las ovejas con sus hermanos; y el joven estaba con los hijos de Bilha y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre; e informaba José a su padre la mala fama de ellos.
3 Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores.
4 Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente.

 Los hermanos de José lo vendieron como esclavo, la razón fue:

 Hechos 7:9
9 Los patriarcas, movidos por envidia, vendieron a José para Egipto; pero Dios estaba con él,

 La envidia los llevo a pensar incluso en matarlo, pero uno se opuso y lo vendieron como esclavo.

La envidia nubla la mente y no permite a la persona disfrutar de las bendiciones que Dios le da, por estar mirando las posesiones ,logros , trato de los demás .

Lucas 15:11-32 Parábola del hijo prodigo
25 Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas;
26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.
27 Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano.
28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase.
29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos.
30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo.
31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.
32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

el hermano mayor se enojo , tuvo envidia del recibimiento que le hizo su padre.

el padre le dijo:

31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.

vamos a la palabra:

Romanos 13:13
13 Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia,

oramos a Dios para que alumbre nuestra mente para disfrutar y dar gracias por lo que tenemos, sin envidiar .

Para finalizar Recordemos

Proverbios 28:25
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *