Meditación Diaria

LA FAMILIA DE DIOS

Jesús hablo sobre quién es su familia,
 pero no de genealogía o de sangre
 sino la espiritual, vamos a:

Lucas 8: 19-21
19 Entonces su madre y sus hermanos vinieron a él;
pero no podían llegar hasta él
 por causa de la multitud.
20 Y se le avisó, diciendo:
Tu madre y tus hermanos están fuera
y quieren verte.
21 Él entonces respondiendo, les dijo:
Mi madre y mis hermanos son los que oyen
la palabra de Dios, y la hacen.

En el versículo 20 dice que avisaron a Jesús
 sobre la llegada de su familia natural, la de sangre.
 Sin embargo, Jesús pasa por alto lo que se ve,
 e identifica cual es la familia de Dios sobre la tierra
y en el versículo 21 hace énfasis en dos características.

La primera es oír la palabra,
y la segunda es ser hacedores de la palabra,
es decir, actuar por fe.

Ahora vamos a Efesios 2:19
19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos,
sino conciudadanos de los santos,
y miembros de la familia de Dios,

 Advenedizos se define como arribar, llegar.
El término se emplea para calificar a la persona que
 
no es nativa o natural de un determinado sitio.

El versículo dice que no somos advenedizos, es decir, que pertenecemos a la familia de Dios, por esto la palabra dice nuestra ciudadanía es celestial.

Dios nos escogió desde antes de la fundación del mundo, nos prometió la vida eterna,
y estamos seguros de la salvación,
ya que nada nos puede separar del amor de Dios.

Pero recordemos que para ser de la familia de Dios debemos oír y ser hacedores de la palabra.

Así disfrutaremos de la relación personal con Nuestro Papá para vivir en el reino de Dios aquí en la tierra.

Para finalizar recordemos lo que dice en

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios
 y su justicia, y todas estas cosas os seran añadidas

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *