Predicas

PARTICIPES DE LA NATURALEZA DIVINA

DIOS

PARTICIPES DE LA NATURALEZA DIVINA

Vamos a una historia:
Un maestro oriental, cuando vio como un escorpión se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua. Cuando lo hizo, el alacrán lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose.

El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el escorpión lo picó.

Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: “Perdone… ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?”.

El maestro respondió: “La naturaleza del escorpión es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar”. Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.

Vamos a la palabra:

2 Pedro 1:3-4
Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia,
por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia;

Ser partícipe de la naturaleza divina no significa que quiero llegar a ser más grande que Dios. Tampoco que estoy tratando de ponerme a su nivel.  

Las características humanas  que son “buenas” son limitadas, fallan constantemente y tienden a ser egoístas. Hay una gran diferencia entre justicia o amor humano, a la justicia y el amor de Dios.

Primero vamos a la definición de:

Naturaleza: nos referimos a la esencia o característica propia de Dios

Participar: Actuar, junto con otras personas, en un suceso, un acto o una actividad, generalmente con el mismo nivel de implicación. Tener parte

En la historia que compartimos: La naturaleza del alacrán es picar y el hombre tenía la naturaleza de ayudar.  La naturaleza no cambia por las circunstancias, siempre es la misma.

Por ejemplo el alacrán  iba a morir, pero su naturaleza se manifestaba.

Regresemos a 2 Pedo 1:3-4

Habla que Dios nos dio grandísimas promesas por su palabra  y esta no cambia siempre es la misma, permanece.

Las promesas de Dios dependen del poder de Dios, no de las situaciones o circunstancias externas, así que en este tiempo de adversidad por el virus, sus promesas se cumplen.

Dios nos llamo a participar de su esencia  aquí en la tierra, la palabra dice:

Gálatas 5:16-17
16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.
17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.

Dios nos llamó a participar de su naturaleza, pero los deseos engañosos de la carne se oponen, pero nuestra relación es con el Dios vivo, es vital permanecer en la oración y leer la palabra cada día.

Ahora vamos a:

1 Pedro 2:11  Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,

Nuestra ciudadanía es celestial dice la palabra, por esta razón debemos vivir sobre esta tierra como peregrinos, extranjeros es decir no somos terrenales, somos celestiales.

Por conocimiento debemos abstenernos, veamos un ejemplo natural, el médico le dice a una persona que debe abstenerse es decir evitar consumir ciertos alimentos. La persona sale, es claro en su mente la razón del abstenerse de esos alimentos porque le hacen daño. Lo invitan a un buffet, donde hay toda clase de comida, pero él se abstiene, evita consumir lo que el médico le dijo y toma lo que le sirve para su salud.

Igual en la vida, la palabra nos dice que debemos abstenernos, evitar los deseos engañosos, por ejemplo: los pleitos, la contienda, la ira, las rencillas, la idolatría etc. en nuestro hogar. Se presentan situaciones difíciles en el hogar pero por conocimiento nos abstenemos de gritar, ofender a los seres queridos, porque Dios nos llamó a participar de su naturaleza divina, vamos a:

Galatas 3:27
27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.

Cuando Jesús murió y resucito nos bautizo nos dejo limpios, santos para revestirnos su presencia esta en cada uno de nosotros.

Juan el Bautista dijo:”viene uno que os bautizara en Espíritu”

Es decir Cristo el Señor vive en cada uno de nosotros vamos a:

Colosenses 1:26-27
26 el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos,
27 a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,

Es decir que nunca estamos solos, la presencia del Dios vivo va con nosotros siempre, no nos abandona, ni nos condena.

Oramos para que en este tiempo salga la naturaleza divina en medio de las diferentes circunstancias. Debemos estar tranquilos por que esta naturaleza no emana de nosotros ni del entorno, la naturaleza divina emana del Dios vivo que mora en cada uno para vivir  de manera sobrenatural en las situaciones que se presenten.

Recordemos: la Naturaleza  nos referimos a la esencia o característica propias de Dios, vamos a:

1 Pedro 1:14-16
14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia;
15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;
16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.

Hemos crecido en un mundo que nos dice que somos pecadores, se habla más del pecado que de la santidad ,porque nos dicen que es imposible la vida en santidad.

Escuchamos la palabra Santidad y pensamos que no somos dignos y es imposible, pero Dios nos llamo para participar de su naturaleza, es decir su esencia y Dios es Santo.

Hemos vivido engañados, Jesús dijo conoceréis la verdad y a verdad os hará libres. En otro tiempo en nuestros hogares se manifestaba el engaño: gritos, contiendas, pleitos, rencillas etc, pero ahora debemos orar y leer la palabra para que se manifieste la naturaleza divina en cada uno de nosotros en medio de la situación que se presente. 

Dios nos llamó a vivir en santidad, independiente de las acciones del pasado, Dios vive en nosotros, es decir somos santos por causa de su presencia, a Moisés le dijo “quita el calzado de tus pies porque el lugar que pisas santo es” porque estaba en la presencia del Dios vivo y ese mismo Dios vive en cada uno de nosotros, somos santos.

La escritura esta para nuestra enseñanza, la vida de José y Daniel fue una manifestación del poder de Dios.

José no cayó en la tentación porque era temeroso de Dios y dependía plenamente de EL, igual Daniel no fue idolatra porque Dios lo fortaleció, pero Daniel oraba siempre tres veces  al día, es decir para participar de la naturaleza divina debemos permanecer cada día en relación con Dios, leer la palabra y orar.

José  y Daniel no era que tuvieran una férrea voluntad, sino que eran hombres temerosos de Dios, y  llamados por Dios.

Ahora leamos:

Hebreos 12:9-10
Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?
10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad.

La palabra dice que nuestros padres terrenales nos disciplinaban, Dios es Padre de los espíritus, igual nos disciplina pero con un propósito: para que participemos de su santidad.

Oremos para que Dios nos revele su palabra para poder participar de su santidad, es decir que se manifieste en nuestro comportamiento, Dios haciendo en nosotros.

Veamos lo que dice e:

 Lucas 6:36
36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

La naturaleza de Dios es ser Misericordioso, dice la palabra :”cada mañana es nueva su misericordia”

Es decir cada día Dios nos ayuda en todas las aéreas de la vida, una y otra vez.

En nuestros hogares oramos para que se manifieste la misericordia de Dios, es decir, los integrantes de la familia debemos ayudarnos, por ejemplo en este tiempo: las diferentes actividades del hogar ,todos debemos aportar,  hacer de buena manera la palabra dice “haced todo con amor”.

Dios es Santo y Misericordioso, nos llamo para que participemos aquí en la tierra de lo sobrenatural: por medio de cada uno de nosotros se manifieste su naturaleza divina, es decir la santidad y misericordia.

El milagro sucede, familias fortalecidas por el poder de Dios.

Compartir

2 comentarios en “PARTICIPES DE LA NATURALEZA DIVINA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *