Meditación Diaria

PERSEVERAR

DIOS

PERSEVERAR

Lucas 8:15
15 Más la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

Otra versión

15 La semilla que cayó en tierra buena son los que con corazón noble y bueno escuchan la palabra. Lo obedecen y con perseverancia producen buena cosecha.

No debemos perder de vista “la perseverancia” vamos al diccionario: 

El término perseverancia proviene del latín perseverantia, que significa constancia, persistencia, firmeza, dedicación o tesón, tanto en las ideas, como en las actitudes, en la realización de algo, en la ejecución de los propósitos y también en las resoluciones del ánimo. La perseverancia también se refiere a una duración permanente o continua.

La perseverancia es la capacidad para continuar y seguir adelante a pesar de las dificultades, los obstáculos, la frustración, el desánimo, el aburrimiento, o la tendencia o los deseos de rendirse o abandonar ante una situación. Por lo tanto, una persona perseverante persigue sus objetivos con tesón, es dedicada, acaba lo que ha empezado, se mantiene concentrada y trabajando en su tarea con constancia, y si fracasa vuelve a intentarlo.

Este versículo hace parte de la parábola del sembrador (Lucas 8:5-8) y Jesús explica su significado (Lucas 8:11-15).

Esta parábola se refiere a “la palabra de Dios” la cual debemos obedecer una y otra vez, a pesar de las situaciones que se presenten, el camino correcto es perseverar en “obedecer la palabra de Dios”, porque esta es viva y eficaz, está haciendo en nosotros, no regresa vacía, prospera, tiene poder,  es la verdad, es el camino.

A veces el engaño del desanimo por lo que vemos, inunda la voluntad generando un mensaje equivocado para abandonar, dejar de “obedecer la palabra de Dios” ,repetimos no perseverar más en obedecer “la palabra de Dios” ,porque no vemos el resultado , el objetivo no se logra, todo sigue igual o en momentos pareciera que empeorara las circunstancias.

Somos tierra buena, pero el fruto se da con perseverancia.

Así que no desistamos de obedecer la palabra de Dios porque en su tiempo cosecharemos.

Para obedecer y perseverar en la palabra de Dios, debemos orar para que Dios alumbre, revele y nos de entendimiento para que al leerla sea clara, renovando nuestra manera de pensar.

Hoy nos levantamos en el amor, gozo, fe, paciencia, porque el milagro sucederá.

Dios no ha cambiado, es fiel, no miente.

No temas, solamente cree. Porque el milagro sucederá, la palabra dice:

1 Tesalonicenses 2:13
Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes.

Para finalizar Recordemos

Proverbios 28:25 
Más el que confía en el Señor prosperará

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *