Meditación Diaria

PERSEVERAR EN LA PALABRA DE DIOS

DIOS

Veamos primero la siguiente historia

Durante un experimento de investigación,
un biólogo marino colocó un tiburón en un gran
tanque de retención y luego lanzó varios
peces pequeños adentro.

Como era de esperarse, el tiburón nadó rápidamente alrededor del tanque, atacó y se comió a los peces.

El biólogo luego insertó una pieza fuerte de fibra de vidrio transparente en el tanque, creando dos particiones separadas. Puso el tiburón a un lado y un nuevo grupo de peces en el otro.

El tiburón atacó rápidamente. Esta vez, sin embargo, se estrelló contra el divisor y rebotó. Sin inmutarse siguió repitiendo este comportamiento en vano. Mientras tanto, los peces nadaban ilesos en la segunda partición. Finalmente, aproximadamente una hora después del experimento, el tiburón se rindió.

Este experimento se repitió varias docenas de veces durante las siguientes semanas. Cada vez, el tiburón se volvió menos agresivo e intentó menos atacar a los peces, hasta que finalmente se cansó de golpear el divisor y simplemente dejó de atacar por completo.

El biólogo luego retiró el divisor,
pero el tiburón no atacó.

Al igual que el tiburón del relato, muchas veces
nosotros nos rendimos después de haber fracasado
 más de una vez. Quizás en las metas que nos hemos propuesto, en los estudios, en el trabajo,
 en los negocios, en la familia,
incluso en la vida espiritual.

La palabra nos exhorta a perseverar, vamos a:

Gálatas 6:9
No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

La palabra de Dios nos dice que no debemos darnos
por vencidos de ninguna manera,
debemos perseverar en hacer el bien,
y ser hacedores de la palabra.

En la parábola del sembrador Jesús hace énfasis en perseverar, vamos a;

Lucas 8:15
15 Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

Así que ánimo si hemos pensado en abandonar,
 en desmayar o en rendirnos;
 ya que este no es el camino.

El camino es la palabra de Dios que nos
 fortalece y nos alienta, veamos:

Isaías 29-31
29 El da esfuerzo al cansado,
y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.
30 Los muchachos se fatigan y se cansan,
los jóvenes flaquean y caen;
31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán,
y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

Así que avanzamos por fe, una y otra vez porque
 Dios es Fiel, Dios no miente y su palabra se cumple porque nada la puede limitar.

Para finalizar recordemos lo que dice en

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *