Meditación Diaria

SOMOS EL CUERPO DE CRISTO

DIOS

Quita un eslabón y la cadena se romperá.
Saca del juego a un jugador y el partido probablemente se perderá. Elimina el microchip de la computadora
de a bordo de tu automóvil, y este dejará de funcionar.

¿Cuál es la lección que se debe aprender de todo esto? Que todos esos componentes son imprescindibles.

Ahora vamos al cuerpo humano, está compuesto
 por muchos miembros, pero es un solo cuerpo y cada órgano o miembro tiene funciones que son necesarias para el buen funcionamiento, esto lo dice en:

1 Corintios 12:12-21
12 
Porque así como el cuerpo es uno,
y tiene muchos miembros,
pero todos los miembros del cuerpo,
siendo muchos, son un solo cuerpo,

así también Cristo.
13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos,
 sean esclavos o libres; y a todos se nos dio
a beber de un mismo Espíritu.
14 Además, el cuerpo no es un solo miembro,
sino muchos.
15 Si dijere el pie: Porque no soy mano,
 no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo?
16 Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo,
no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo?
17 Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído?
 Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato?
18 Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso.
19 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
20 Pero ahora son muchos los miembros,
pero el cuerpo es uno solo.
21 Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito,
ni tampoco la cabeza a los pies:
 No tengo necesidad de vosotros.

 Al avanzar en el capitulo llegamos al versículo 27 dice

 27 Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo,
y miembros cada uno en particular.

Nosotros pertenecemos al cuerpo de Cristo es por fe, con funciones que son necesarias, así como lo dice en

1 Corintios 3:5-6
¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos?
Servidores por medio de los cuales habéis creído;
y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.
Yo planté, Apolos regó; 
pero el crecimiento lo ha dado Dios.

Dios dio la función a Pablo de sembrar la palabra y a Apolos de regarla. Ambos son miembros del cuerpo de Cristo con funciones que son necesarias dadas por Dios para que su palabra corra y sea glorificada.

Nosotros pertenecemos al cuerpo de Cristo, con diferentes funciones, pero con un mismo fin que la palabra corra y sea glorificada, es por fe.

Para finalizar recordemos lo que dice en:

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *