Meditación Diaria

PROMESAS

DIOS

PROMESAS

2 Corintios 7:1
Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas,

Cuando leemos la biblia encontramos numerosas promesas de Dios para nuestra vida, dichas promesas se cumplen cuando obedecemos la Palabra, esto se cumple por fe. Por ejemplo:

Efesios 6:2-3
Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

La palabra nos advierte cual debe ser el comportamiento de los hijos con sus padres, sin importar como sean los padres. A veces los padres no son el mejor ejemplo de comportamiento o el trato con los hijos no es el ideal. Sin embargo, la palabra es clara, el hijo debe honrar, independiente de como sean sus padres con él. Es una promesa de la Palabra, por lo cual debemos obedecer, amar, respetar y cuidar a nuestros padres.

La Palabra no condiciona la promesa al comportamiento de los padres, es decir, no dice si los padres lo tratan mal, no les da amor, no suple sus necesidades, los ofenden, entonces no aplica esta promesa.

“En todas las etapas de nuestra vida, desde niños hasta adultos, como hijos siempre debemos honrar al papá y a la mamá”.

Debemos orar unos por otros para que todos apliquemos esta palabra así disfrutaremos de un hogar sobrenatural en armonía y paz.

El antiguo pacto esta para nuestra enseñanza leamos:

Salmo 106:12
 Entonces ellos creyeron en sus promesas y le entonaron canciones de alabanza.

El salmo 106 habla del comportamiento del pueblo de Israel, en el paso por el desierto hacia la tierra prometida y dice que solo algunos “creyeron sus promesas”.

Por lo que debemos orar, para ser de aquellos que creen en sus promesas.

Por ejemplo, otra promesa es:

1 Pedro 3:7
 De la misma manera, los esposos deben saber vivir con su esposa y respetarla como es debido. Ella es más débil que ustedes, pero al igual que a ustedes, Dios le ha dado la vida como un regalo. Respétenla para que nada impida que Dios escuche sus oraciones.

La palabra es la verdad, y clarifica que no deben de haber ofensas, gritos ni groserías. Por lo tanto, los esposos que tratan a sus esposas con amor y respeto, tienen claro que cuando oren, Dios les dará la respuesta, porque hay una promesa de por medio.

Si en nuestros hogares creemos en las promesas y nos comportamos obedeciendo la guía de la Palabra experimentáremos los milagros del Dios vivo, porque sus promesas se cumplen.

Dios es Fiel, Dios no miente.

Solo milagros cada día.

Para finalizar Recordemos:

  Proverbios 28:25 
Más el que confía en el Señor prosperará

Nos congregamos los domingos en el salón virtual     
Hora 10:20 am


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *