Meditación Diaria

PRONTO OLVIDARON

DIOS

PRONTO OLVIDARON

Salmos 106: 7-13 Nuestros padres en Egipto no entendieron tus maravillas; No se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias, Sino que se rebelaron junto al mar, el Mar Rojo.
Pero él los salvó por amor de su nombre, Para hacer notorio su poder.
Reprendió al Mar Rojo y lo secó, Y les hizo ir por el abismo como por un desierto.
10 Los salvó de mano del enemigo, Y los rescató de mano del adversario.
11 Cubrieron las aguas a sus enemigos; No quedó ni uno de ellos.
12 Entonces creyeron a sus palabras Y cantaron su alabanza.
13 Bien pronto olvidaron sus obras; No esperaron su consejo.

 La escritura esta para nuestra enseñanza.

La historia de la salida del pueblo de Israel hacia la tierra prometida tiene varias enseñanzas para tener en cuenta hoy en nuestra vida y no caer en el mismo error.

Hoy vamos a compartir “pronto olvidamos”, el pueblo de Israel vio como Dios los saco con su mano poderosa de Egipto, cumpliendo con su promesa que había dado a Abraham .

Vieron el pode de Dios al abrir el mar para pasar en seco y matar a los egipcios que iban tras ellos.

El versículo 12 dice:

12 Entonces creyeron a sus palabras
Y cantaron su alabanza

Después de ver todo ese poder y fidelidad de Dios, uno pensaría que el pueblo avanzo en obediencia y seguro en la palabra de Dios durante el desierto, pero no fue así.

La historia cuenta que el pueblo fue terco, duro e incrédulo.

Hoy nos puede pasar lo mismo, vemos el poder de Dios en nuestras vidas, su amor y misericordia cada día, pero aparece la apatía, incredulidad y autosuficiencia y nos sucede lo que dice el siguiente versículo:

13 Bien pronto olvidaron sus obras;
No esperaron su consejo.

Como el pueblo pronto olvido y desecho a Dios.

Oramos para no caer en este error de olvidar y desechar la palabra de Dios, al contrario cada día estar más firmes en la palabra sabiendo que es el único camino para una vida sobrenatural en esta tierra, vamos a:

 Santiago 1:25
25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

 Nosotros no olvidamos, Nosotros perseveramos en la palabra, el resultado: somos bienaventurados en lo que hacemos.

El milagro sucede

Para finalizar Recordemos

Proverbios 28:25
Más el que confía en el Señor prosperará

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *