Meditación Diaria

REDIMIDOS DE LA MALDICIÓN

REDIMIDOS DE LA MALDICIÓN

Gálatas 3:13-14
13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)
14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.

 Definiciones de Redimir:
1-Librar a una persona de una obligación o dificultad
2- Dejar libre a un cautivo o un esclavo mediante el pago de un precio determinado 
3- Poner fin a una situación difícil o desgraciada

Somos el pueblo de Dios, vivimos por fe, Cristo el Señor al tomar  cuerpo e ir al madero nos redimió y pago el precio para que seamos libres.

Ya no somos malditos, ni nos pueden maldecir y tampoco existen las maldiciones generacionales.

Cristo al tomar cuerpo, es decir Jesús, fue hasta el madero y se hizo maldito, para que nosotros hoy podamos estar libres de la maldición y poder disfrutar de ser un(a) bendecido(a) de Dios.

Oremos para que Dios nos revele que llegamos bendecidos a esta tierra para disfrutar de su reino.

No existe la suerte, la casualidad, la adivinación, ni los

Agüeros del porque estamos progresando, en realidad es que:

1- No es que tengas suerte,
la razón es :¡Porque somos Bendecidos(as)!

2-No fue casualidad,
 La razón es :¡Porque somos Bendecidos(as)!

3- No fue por la luna, el sol o los astros
 La razón es :¡Porque somos Bendecidos(as)!

4- No es que era tu día
La razón es :¡Porque somos Bendecidos(as)!

Nos levantamos sabiendo que somos bendecidos y que vamos a ver el poder de Dios en medio de la circunstancias, es decir, vamos a ver y disfrutar de los milagros de Dios.

La palabra dice ” el que está en Cristo nueva criatura es, todo es nuevo.” 

Somos bendecidos de Dios, llamados a una vida sobrenatural plenamente confiados en su palabra.

Familia de la fe, Invita a familia y amigos a congregarse cada domingo
Hora 10:00 am
Sede Cra 9 # 3-73 Neiva

Para finalizar recuerda:

Proverbios 28:25
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *