Meditación Diaria

SEGURIDAD

confianza

SEGURIDAD

Iniciamos con la historia de un sabio y un viajero:

Un sabio se encontró, en uno de sus viajes, una piedra preciosa, y la guardó en su talega. 

Un día se encontró con un viajero y, al abrir su talega para compartir con él sus provisiones, el viajero vio la joya y se la pidió.

El sabio se la dio sin más. 

El viajero le dio las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo inesperado de la piedra preciosa que bastaría para darle riqueza y seguridad todo el resto de sus días.

Sin embargo, pocos días después volvió en busca del sabio,

lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó:

“Ahora te ruego que me des algo de mucho más valor que
esta joya… dame, por favor, lo que te permitió dármela a mí”.

Hoy hablaremos sobre la Seguridad, somos el pueblo de Dios, llamados a vivir por fe, no por vista.

Vamos a la palabra:

Hebreos 13:5-6
No amen el dinero, sino conténtense con lo que tienen. 

Porque Dios dijo: «Nunca te abandonaré ni te dejaré solo». 

6 Así podremos decir con seguridad:
«El Señor es mi ayuda; no tendré miedo.

 Nuestra seguridad y confianza debe estar en el Dios vivo, porque por fe contamos con la ayuda de Cristo el Señor.

También encontramos en:

Deuteronomio 8:17-18
17 Ten cuidado de no decirte a ti mismo: “Mi fuerza y mi propio poder han obtenido esta riqueza para mí”.
18 Más bien recuerda al SEÑOR tu Dios, porque él es quien te da el poder para obtener riqueza, 

 Debemos tener cuidado de no colocar nuestra seguridad y confianza en las riquezas y el dinero. Nuestra confianza y seguridad debe estar siempre en el Dios vivo.

Sin embargo, nuestra confianza debe estar en Dios y no en los que Él nos da.

Al vivir por vista, pasamos a confiar en lo que Dios nos da.

Al vivir por fe, nuestra confianza esta en Dios.

Dios conoce nuestras necesidades y siempre las va a suplir.

 Filipenses 4:19
19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Oramos para vivir libre de codicia y avaricia; la palabra dice que la avaricia es idolatría.

Oramos para llegar a decir como el rey David:

Dios es mi pastor, nada me faltara, es decir, nuestra seguridad es Dios.

Para finalizar :
            Proverbios 28:25             
Más el que confía en el Señor prosperará.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *