Meditación Diaria

TEMER A DIOS

DIOS

Proverbios 28:14
Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; Mas el que endurece su corazón caerá en el mal.

Debemos aclarar que ” temer a Dios”
no se refiere a miedo como si Dios fuera un tirano,
de hecho, es todo lo opuesto, es amor, respeto, adoración y devoción al Todopoderoso,
el único creador de lo que se ve y lo que no se ve.

Somos temerosos de Dios al tener en cuenta su
 palabra en nuestra vida para aplicarla,
porque sabemos que vivimos para Él.

El versículo dice “Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios”.

El mundo natural es puntual, hace énfasis en fechas
o épocas, pero el versículo dice “siempre”.

Una de las definiciones de siempre es sin interrupción, es decir, cada día debemos orar para ser temerosos
de Dios, independiente de fechas o circunstancias que estemos viviendo podremos disfrutar de esta promesa.

Bienaventurado es la Persona afortunada
 que goza de la felicidad plena concedida por Dios.

Ser siempre temerosos de Dios nos lleva pedirle a
 Él que nos guie cada día con su palabra,
no nos meta en tentación y nos libre del mal, es decir, tenemos presente lo vital de la palabra de Dios,
no la ignoramos o la desechamos.

No tener en cuenta la palabra lleva a
 la persona a la segunda parte del versículo:

“Mas el que endurece su corazón caerá en el mal”.

Oramos para que Dios alumbre nuestro entendimiento, para disfrutar de la promesa de ser bienaventurados.

Para finalizar recordemos lo que dice en

Mateo 6:33
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *