Meditación Diaria

ACEPCIÓN

DIOS

ACEPCIÓN

Hoy iniciamos con una historia:

 

En un avión, iniciado el vuelo, una Señora oprime insistentemente el timbre para llamar a la azafata: ¿Cuál es el problema, Señora?

 

Pregunta la azafata – ¿Es que no lo ve?

 

Responde la dama – Me colocaron junto a un sucio indígena. 

No soporto estar al lado de uno de estos seres repugnantes,

¿no tiene otro asiento? 

 

Por favor, cálmese -dice la azafata- Casi todos los asientos están ocupados. Pero, voy a ver si hay un lugar disponible.

 

La azafata se aleja y vuelve de nuevo algunos minutos más tarde:

Señora, como yo pensaba, ya no hay ningún lugar libre en la clase económica. 

 

Hablé con el Comandante y me confirmó que no hay más sitios disponibles en la clase económica. 

No obstante, tenemos aún un lugar en primera clase.

Antes de que la dama pudiera hacer el menor comentario, la azafata sigue: 

 

Es del todo inusual permitir a una persona de la clase económica sentarse en primera clase.

 

Pero, dadas las circunstancias, el Comandante encuentra que sería escandaloso obligar a alguien a sentarse junto a una persona tan repugnante.

 

Todos los pasajeros alrededor, observaban la escena, indignados.

 

Entonces, la azafata, dirigiéndose al indígena, le dice:

Si el Señor lo desea, tome su equipaje de mano, ya que un asiento en primera clase le espera. 

 

Y los pasajeros, que sorprendidos, presenciaban la escena: se levantaron y aplaudieron.

 

Ahora vamos a la Biblia:


Santiago 2:2-4

2 Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso,

3 y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado;

4 ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos?


Santiago 2:1 

 Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas.

 

La biblia te dice que debes tratar a todas las personas con respeto y amor; esto es posible por el amor de Dios que fue derramado en tu corazón.

 

Al ir a los proverbios encuentras:

 

Proverbios 28:21

Hacer acepción de personas no es bueno;

 

Oramos para poder tratar a todas las personas con respeto independiente de su condición social, raza, nivel académico, etc.

 

 Solo milagros cada día.

Para finalizar recordemos:

  

             Proverbios 28:25             

Más el que confía en el Señor prosperará.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *